¿Cómo sentirse bien? ¡Te cuento cómo yo lo logré!

Hace unos meses no me sentía en mi mejor momento, andaba buena parte de mi día a día estresada por el trabajo y pensando en mi última relación, así que decidí que necesitaba maneras prácticas para sentirme simplemente mejor y que no demandarán dinero, ni gran parte de mi tiempo (que no tenía) ¡y las encontré! Ojalá te sirvan tanto como a mí.

1. ¡Ríete hasta que te duela el estómago!

¿Lo dudas? La risa es un fuerte energizante porque incrementa la circulación y genera las endorfinas, una hormona que da una sensación de bienestar y ganas de vivir. La endorfinatiene un papel importantísimo en nuestra vida diaria para que nos sintamos felices.

Tan solo riendo generaremos que esta sustancia se produzca en mayores dosis y siendo totalmente natural, solo causa beneficios. Así que aprende a reírte de las cosas más simples de la vida… Sonríe ante una mañana soleada, recuerda las cosas vergonzosas que una vez te pasaron ¡y ríe!

2. Agua es vida… ¡tómala!

Es una frase que siempre escuchamos pero tal vez no le prestamos mucha atención. Nuestro cuerpo está compuesto en alrededor de 70% por agua, por eso es que muchas de nuestras funciones vitales (digestión, regulación de la temperatura, distribución del oxígeno por el cuerpo, entre otras) dependen directamente de ella. Si nos falta, podemos sentirnos bajos de energía producto de la deshidratación (incluso siendo leve). Así que haz lo posible por tomar ocho vasos diarios.

3. Disminuye tu estrés

El estrés es el principal enemigo para sentirnos bien, nos quita la energía, va en contra de nuestro sueño, así que mejor atacarlo de raíz. ¿Cómo? Encuentra tu propio estilo: haz ejercicio, practica meditación, practica yoga, lee un libro o sal con amigos.

Una manera sumamente práctica de aliviar los niveles de estrés es tomarte unos minutos por la mañana, si es posible frente a una ventana, y concentrarte en tu respiración: profunda, tranquila y sin presión. Esto te ayudará a enfrentarte a un día que tal vez esté lleno de tensiones. Recuerda que el estrés se relaciona con la forma a la que tendemos a responder a las situaciones, no a las situaciones en sí.

4. Préstale atención a tus comidas

Tal vez ahora pienses de la forma que yo pensaba hace algún tiempo. Creía que manteniendo mi estómago lleno (aunque sea una bolsa de papitas o una galleta de chocolate) sería capaz de estar bien durante todo el día. La verdad es que luego mi estómago habló más fuerte a través de la gastritis. Desde entonces mi regla de oro es no saltar ninguna comida en especial el desayuno y el almuerzo.

Pero, ¡ojo!, que incluyan una combinación balanceada de proteínas (carnes o huevo), carbohidratos (cereales, menestras), vitaminas y minerales (frutas y verduras). No se trata de comer por comer. El alimento es el combustible que necesita tu cuerpo para funcionar correctamente.

5. ¡Duerme!

No es un lujo, ni algo que hagas en tu tiempo libre… es una necesidad. Sin embargo, cada vez más nos estamos acostumbrando a robarnos horas de sueño para regalárselas al trabajo o a las actividades cotidianas. El tiempo que dormimos es el tiempo que nuestro organismo necesita pararecuperarse del desgate físico y mental del día. Así que aparta de 7 a 9 horas para eldescanso. Apaga tu teléfono y cierra tus cortinas.

6. ¡Adiós al desorden!

Créelo o no, el tener muchas cosas amontonadas ya sea en casa o en el trabajo, puede quitarte energía. Deshazte de todo aquello que no te sirva, que solo esté ocupando espacio y que esté absorbiéndote sin que lo notes. Concéntrate en los lugares donde necesitas recuperar tu vitalidad como el dormitorio o incluso el baño. Verás como sin darte cuenta te sentirás más productivo y ligero.

7. ¡Toma vacaciones!

Puede que las estés posponiendo desde hace mucho porque no crees que sean necesarias o estás esperando el momento ideal. ¿Ha pasado más de un año y sigues buscando ese momento? Bueno, ¡es ahora mismo! Recrearte, desconectarte y divertirte disminuirán tus niveles de estrés acumulados. Tus vacaciones no tienen que ser un viaje al Caribe, puedes dedicarte a pasear por tu ciudad, a leer un libro o a algún pasatiempo que dejaste de lado.

8. Mide tu ingesta de alcohol

Salir de vez en cuando y tomar un par de tragos con tus amigos puede ser divertido. Sin embargo, si esto se repite muy a menudo puede causar estragos en tus horas de sueño y aún peor dañar tu hígado. Él es el encargado de procesar las toxinas de tu organismo, pero con el tiempo su daño puede volverse irreversible. Así que piénsalo dos veces cuando pidas “una más”.

9. Disfruta un masaje…

Es más que buscar engreírte, algunos estudios han probado que ciertos masajes pueden reducir la ansiedad y la depresión, además de mejorar tu estado de ánimo. Apúntate con una amiga pero asegúrate que quienes lo realicen sean profesionales para que no tengas ningún riesgo.

10. ¡Un bañito de sol!

Si varios días el cielo se ha mantenido nublado y hoy ha salido el sol, no esperes más. Aprovecha para dar una caminata después del almuerzo, pero por favor no olvides el bloqueador solar para protegerte contra los rayos UV. Tan solo sentir el sol sobre la piel puede elevar tu estado de ánimo y darte energía, así que disfruta de esta caricia natural.

Es increíble lo que se puede lograr en unos minutos y con sencillos pasos que no te demandan más que un pequeño esfuerzo. Anímate, aléjate de la mala vibra ¡y sé feliz con mis consejos!

Imágenes: fashionolia, pbpulse, boomboomenergy, imaginethespirit, cafebox, vidasana,exclusvelylindos, jardinsagrado


0 comentarios:

Publicar un comentario