Tener unos dientes blancos y sanos

Dientes blancos y sanos


Una de las partes del cuerpo que más dice a una persona sobre otra es su dentadura. Es la parte con la que nos mostramos alegres cuando sonreímos, una de las cosas más importantes en la vida. Por eso es necesario mantenerla sana, porque los dientes nos tienen que durar para siempre.

Para mantener unos dientes en buenas condiciones es obligatorio seguir unas pautas muy sencillas pero que nos ahorrarán de disgustos en el futuro:

Realiza una visita al dentista por lo menos cada dos años. No esta de más hacer una pequeña revisión a nuestra dentadura y reparar los pequeños desperfectos que pueda haber. Los expertos son más severos y dicen que es necesaria la visita por lo menos dos veces al año.

Cepíllate los dientes por lo menos dos veces al día durante tres minutos. Lo mejor para eliminar los pequeños restos de comida y la placa dental es el cepillado, se debería realizar después de cada comida pero si no es posible por diversos motivos por lo menos se debería hacer en dos ocasiones diarias. Después del cepillado es necesario el uso de hilo dental ya que limpia los espacios que hay entre los dientes evitando de esta manera la acumulación de sarro.

Controla tus encías. Muchas de los problemas en los dientes vienen provocados por infecciones en las encías, por eso, en el momento que sientas alguna molestia en la zona es imprescindible que acudas a un odontólogo para que examine que tipo de lesión tienes y la solución para ella. Si no pones remedio al problema se puede llegar a incluso la pérdida de piezas.

Tan solo con estas tres recomendaciones podrás lucir una bonita y sana sonrisa que enseñar a los demás. Unos dientes cuidados ayudan a mejorar la confianza en una misma, prueba estos sencillos consejos y no te arrepentirás.

0 comentarios:

Publicar un comentario